Cómo hacer mapas mentales ¡Los puntos claves!

Si estás cansado de tomar apuntes y estudiar muchas horas sin resultados reales o de hacer el resumen del resumen sólo para descubrir que te quedaste dormido. Y no recuerdas nada para tu presentación entonces lee este artículo sobre los puntos claves para la elaboración de un mapa mental.

Te contamos cómo crear mapas mentales a través de una herramienta para entrenar tu cerebro, para hacer más visual, creativos y por supuesto eficiente  tu vida laboral. Te ayudará a desarrollar tu comprensión lectora, tu memoria y tu habilidad para reflexionar, entender y asociar en grandes cantidades de información al mismo tiempo.

Te puede ayudar a ordenar tus clases, ayudar a tus alumnos, visualizar los esquemas de información para tus presentaciones o aprender de los mensajes de otros en clases o en charlas.

Hoy vamos a entender cómo aprender mentalmente sin morir en el intento, en cuatro pasos simplificados para ayudarte a evadir la frustración, y puedas pegar el salto desde los apuntes lineales a los mapas mentales.

¿Qué es un mapa mental?

Un mapa mental es un esquema visual, que reúne lo mejor de los mundos del lenguaje las imágenes, podría llamarse algo así como un navegador visual, que contiene en medida proporcional los conceptos o ideas clave y los dibujos, agrupados en un contexto espacial.

Mientras que los apuntes que tomamos normalmente son lineales, los mapas mentales proyectan el modo de operar de nuestros cerebros, llendo desde un contenido  a otro desconectándose y conectándose y principalmente con aquella información con la que puede generar un vínculo emocional, nuestro aprendizaje fusiona mayormente a través de las emociones.

En los mapas las ideas clave sirven para capturar información compleja simplificándola o interrelaciones y los dibujos para poder entender mejor los contenidos y recordarlos

 

Materiales indispensables a utilizar

Para empezar te recomiendo un lápiz de punta fina, un tiralíneas con un rápido graf, mi favorito es el rotrin  o un ipen 0.3  u otro que puedas encontrar en tu librería más cercana, si quiere agregarle algún color, te sugiero que sólo elijas uno para que no te distraigas de lo esencial que es comprender el mundo de los mapas.

Puedes partir en una libreta o una hoja tamaño carta, una vez que comprendas cómo moverte en la página en blanco podrás mapear mucha información hasta en  libretitas pequeñitos.

Si nunca has trabajado con mapas, extraer concepto clave puede ser frustrante sobre todo en clases  o charlas en vivo, por eso te sugiero partir con lecturas, papers  o libros para ir con calma adquiriendo seguridad.


Para extraer ideas clave es importante visualizar el texto como un bloque divido en muchas secciones, algunas de estas secciones son importantes y otras están en función de la redacción y la reflexión, cuando tomamos apunte lineales, lo importante de la información se pierde en un espacio sin jerarquía.

Al identificar ideas clave, estás ayudando a la memoria a centrarse en lo importante y mantenerse concentrada en ello.

 

Utiliza formas geométricas, flechas en tu mapa, se puede dibujar todo a partir de esta formas y sus conjugaciones y las flechas te ayudarán a representar personas haciendo acciones y una formas en una forma sencilla y entendible, puedes utilizar en un principio tres tipos de flechas una continua para ir un tema otro, una punteada para los temas en los que puede generar asociaciones y una de corchetes para cuando un tema contiene otros subtemas.

hagamos el ejercicio juntos, imagina que tenemos un pequeño texto y una hoja en blanco y queremos hacer un mapa mental:

1. La hoja en blanco, nuestro lienzo

Debes entender  que la hoja en blanco es nuestro lienzo, como una pintura y tenemos que componerla y darle forma.

Una de las reglas de composición más importantes en el arte es la llamada pregnancia del centro, es decir, tus ojos siempre se dirigirán al centro, cuando te enfrentes a una imagen y luego serán a las esquinas, esta una de las razones por las cuales los pintores encerraban el cuadro en una viñeta, oscureciendo las esquinas para que la vista se cerrara en un movimiento completo dentro del cuadro.

2. El título del tema en el centro

Nuestro título o concepto de primer orden siempre irá al centro y ocupará una porción relativamente grande de la hoja, para que en una mirada rápida sepamos qué es lo más importante del mapa y cuál es la información que contiene todo el resto del contenido.

3. Encierra el título principal y añade un dibujo pequeño

Encierra el título en un círculo o rectángulo y ponle un dibujo cuando identifiques un tema que contenga o agrupe varios temas, utilízalo como uno de los brazos del mapa.

 

4. Conecta con flechas

Conéctalos con una flecha o línea y repite la operación del título, algo muy útil de hacer para no quedarte sin espacio en la hoja, es identificar rápidamente los grandes temas y asignarles un espacio previo, piensa que cada gran tema tiene un espacio en la hoja por lo que mantén eso en mente a la hora de componer el mapa.

Recuerda que todo esto se trata de componer un lienzo, cuando adquieras experiencia será tan automático como manejar y no necesitarás hacerlo porque tu mente lo organizará sola.

5. Agregar los contenidos agregando símbolos como ayuda

Finalmente agrega los contenidos de tercer y cuarto orden relacionándolos cuando sea pertinente y agregando dibujos, iconos o símbolos, todo lo que puedas, ya sea para recordar mejor o para abreviar palabras manteniéndote en el espacio asignado.

Fuente:

 

Recuerda para hacer un buen mapeador sólo se requiere práctica constante, al principio sentirás que te queda feo que quieres pasarlo en limpio o rehacerlo porque te faltó espacio o perfección.